Ética, ética profesional y universidad

Trata primeramente de los malentendidos, de la confusión acerca de lo que se trata de ética y la capacidad de tratar términos éticos en términos racionales. el reto es ofrecer es un verdadera ética reflexiva y critica .

Esto propuesta no acaba de encajar con la forma de estar concebida y estructurada la vida universitaria actual.

Enseñar ética, enseñar a ser honrado, hacer bueno, es algo para lo cual la universidad no esta capacitada ni legitimada, la mayor parte de los alumnos vienen a la universidad con la intención de preparase para ejercer una profesión.

prevalece hoy en la universidad tendencias menos cientificistas y mas pragmáticas que no ponen reparos en ampliar los objetivos de la enseñanza universitaria. en todas las situaciones se han introducido las practicas y todo esto apunta a un horizonte practico.

el positivismo esta de capa caída en el ámbito teórico pero sigue su paseo triunfal en el ámbito practico, muchos se refugian en los conocimientos y métodos  específicos del propio saber, la secuela de esto lleva la fragmentación y aislamiento de los diferentes campos y métodos del saber.

Esta situación de aislamiento entre la disciplinas se esta empezando a desbloquear sobre todo en la investigación y en la docencia.

El discurso ético para esto tiene que establecer un dialogo multidisciplinario capaz de combinar el respeto de los métodos y campos específicos, con la integración de cada campo y de cada método en un conjunto significativo para alguna faceta del vivir humano.

Si se quiere hacer ética en el ámbito universitario hay que aprender a tratar los temas universitariamente, hay que aprender a ejercer el razonamiento practico y planteamiento en términos de razonamiento practico.

En los últimos años la ética de la correspondiente profesión forma parte de algunas titulaciones de muchas universidades, por eso es importante que la ética profesional no sea solo una asignatura que estudien los alumnos para ser futuros profesionales

Ética y profesiones

No termina de ser persona ética aquella que en todo fuese intachable menos a la hora de desempeñar sus responsabilidades profesionales en la medida en que las tenga.

no cabe duda de que el ejercicio y la responsabilidad profesional no son en la actualidad un modelo de la creatividad espontánea, libre de interferencias ajenas.

Actualmente todas las ocupaciones laborales reclaman o quiere ser un status de profesión,  y nos explica que hoy en día el poder de los profesional aumenta y se consolida, en todas los niveles desde el hacer , las legitimaciones  de lo que se hace, de lo que es bueno que se haga y por que se hace.

Menciona al mundo actual y como la profesionalidad se esta justificando en mayor medida por lo que tienen de especialización cognoscitiva o activa que por lo que tienen de compromiso ético con un modo de hacer.

El profesional, para serlo del todo, necesita asumir los compromisos que comparte con sus colegas de profesión. Los profesionales no lo son sólo por ser expertos capacitados, sino también por estar comprometidos en la prestación de determinados servicios específicos.

La ética es como el control de calidad o la denominación de origen aplicadas a hora no a un producto si no a los servicios profesionales.

Explica que el profesional es un ser humano que ha pasado por una socialización en la que ha adquirido no solo habilidades, sino también modos de hacer, sentido de pertenencia a un colectivo profesional y a una tradición centrada en la mejor prestación individualizada de un determinado tipo de servicio y el sentido de lo que es ser un bien profesional.

Román Palancares y Mauricio Martinez